“El hambre se mata con menos comida y se agranda con más”

“El hambre se mata con menos comida y se agranda con más”
El Dr. Máximo Ravenna trató a la ex Presidenta de Brasil Dilma Rousseff, a Maradona y Susana Jiménez para bajar de peso.
Por Loreto Flores Ruiz
—¿Ud. atendió personalmente a la ex Presidenta de Brasil Dilma Rousseff para bajar de peso?

—Sí claro, en la clínica de Brasilia, yo iba cada tanto a verla a ella. Estuve con ella cenando, una mujer macanuda, muy inteligente y culta. Ella había sido flaca y atlética de joven, tenía memoria de eso, y como era una mujer pública, no le gustaba estar disimulando (su gordura) con una ropa más tirada a masculina y quería tener un estilo más femenino, y bajó como 20 kilos y los mantiene. A Maradona también lo tratamos, él se hizo dos bypass, nosotros le pedimos que no lo hiciera. Su abogado se había tratado conmigo y había bajado 50 kilos y le dijo que viniera a verme. Al final vino cuando había engordado casi 20 kilos de los 30 que había bajado con el primer bypass. Le fue fantástico con nosotros, pero después se fue yendo y empezó a engordar, se volvió a operar y sigue con sobrepeso. También Susana Jiménez que siempre se regula con nosotros, bajó la primera vez mucho, entre 12 y 15 kilos”.

Así relata el médico argentino Máximo Ravenna su experiencia ayudando a bajar de peso a personalidades del mundo actual. Asegura que por su método han pasado 100 mil pacientes y algunos de ellos han logrado bajar más de 100 kilos. Estuvo en Chile unos días para inaugurar la franquicia número 17 de su clínica.

“Me di cuenta de que la comida enloquecía, por algo hoy se piensa que la comida procesada genera tamaña calentura por comer que si no comes te agarra un síndrome de abstinencia. Y empecé a trabajar en la línea de lo parecido que era la comida en la persona que se descontrolaba con respecto al tabaco, la droga, el alcohol, el juego”, sostiene.

–¡Se pasa hambre con su fórmula para adelgazar?

—No, la gente no tiene hambre, porque el hambre se mata con menos comida y se agranda con más comida. Y se mata quitando comida de palatabilidad alta, se da comida de baja palatabilidad que no sea exquisita. De hecho la industria alimentaria lo que hizo hoy es aumentar toda la exquisitez para que compres y compres y así comas más. La gente compra más, engorda más. Hambre no hay, si alguien tiene hambre es señal de que está haciendo mal la dieta.

—¿Cómo es su método?

—Se llamó método porque comenzó a sumar un montón de datos que fueron encadenándose para armar algo que no puede ser ni una dieta, ni sólo un médico clínico, ni sólo un endocrinólogo, ni sólo un nutricionista, es la interacción entre todos y con un fin, que no es contener al paciente, sino que hacerlo avanzar, poner límites, generar resiliencia, generar un poco más de energía, porque es un paciente malcriado, muy aburguesado, muy achanchado en general o muy resignado.

—¿Cuál es la efectividad?

—Han pasado 100 mil pacientes. Rebote no hay, porque lo que rebota es la enfermedad porque si la sueltas se escapa. Y fíjate dónde
terminó la medicina: pastillas para adelgazar que si las sueltas rebotan y cirugía bariátrica que te rebota el cerebro hasta el cielo porque te quedas en una situación totalmente anormal que a la larga termina no demasiado bien, te salvas por el momento y después las cosas se complican porque las conductas y la actitud hacia la comida no te cambió, al revés sientes que te castraron, por eso no mandamos a operar a nadie.

—En Chile tenemos una alta tasa de sobrepeso.

—Igual que en Argentina, 65%. Una de cada tres mujeres tiene obesidad y 6 de cada 10 mujeres tienen sobrepeso y obesidad. —¿Qué hacemos con los niños?

—A los chicos hay que educarlos. Cómo educamos en una sociedad maleducada es muy difícil, el padre es el primer maleducado, la madre la segunda
maleducada, el colegio está muy maleducado, los quioscos de los colegios también. Hay un medio contaminante muy grave, un entorno tóxico y hay un interno cada vez más débil, porque cada vez estamos más estresados, con menos tiempo, más conectados a los aparatos, cada vez dormimos menos, todo es adictivo.
Recuadro :
“La comida procesada genera tamaña calentura por comer que si no comes te agarra un síndrome de abstinencia”.

 

 

http://backup.nexnews.cl/Nex/noticias/noticia_pescrita.php?nota=17202782

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola!👋🏻 En que podemos ayudarte?
Powered by