NUESTRO MÉTODO

Es muy sencillo, y como todo lo simple requiere un tiempo para entenderlo.

Cuando tratamos la obesidad estamos tratando con un problema de conducta, una adicción o tendencia a comer más de lo necesario. Ser gordo es ser “excesivo” en conducta, en cuerpo, en plato y en talle. Esto, en definitiva, es la ADICCION: “manotear” más de lo mismo e ignorar como se puede “sacar” de adentro lo propio, lo sano, lo inteligente, lo tranquilo y lo creativo.

Lo visible es el cuerpo que habla desde su voluptuosidad. Pero hay que ir mas allá, a las conductas que llevan al exceso a ese cuerpo por la falta de medida. Adelgazar es una gran oportunidad para educar la tolerancia.

Lo importante es adelgazar para cambiar los hábitos y no cambiar los hábitos para luego poder adelgazar. Porque a medida que descendemos de peso, los hábitos se van modificando gracias a la motivación que genera verse bien. El estímulo fundamental es el descenso de peso, porque al sacarnos de encima una mochila pesada podemos pensar más claramente, y esa claridad lleva a no cometer los mismos errores de siempre. Además, y esto es fundamental, se está lejos de la comida de más (el exceso). Al cortar con la dependencia sentirá un gran alivio.

Para nosotros es prioritario ofrecerle un sistema coherente, contenedor y continuo, pero que lo confronte con su debilidad. No se trata de enseñar a comer porque ya lo sabe lo que no sabe es PARAR. Pero lograr un descenso rápido de peso motivará fuertemente su deseo.

FUNDAMENTOS

Nuestro Método se basa en el CORTE inmediato con los excesos, la MEDIDA en la porción, el cuerpo, la ropa y las emociones; y la DISTANCIA con la comida y entre las comidas.

Estas tres pautas, aplicadas en sentido amplio, abren muchas otras puertas:

El Corte es con el exceso, con el desorden, con la voracidad. Es despegarse y desapegarse. Alivia y permite comenzar o recomenzar. Es cortar con las actitudes y conductas que nos llevaron a aumentar de peso y nos mantuvieron gordos.

La medida es en la porción, en el talle, en la acción y aplaca el hambre. Aprendemos a reconocer la justa medida de lo que necesitamos  verdaderamente y nos permite distinguir entre el hambre y las ganas de comer.

La Distancia es con la comida y entre las comidas. Tomar distancia es medir, apreciar, ver, ser objetivo. Distanciar las comidas es darse cuenta que se puede estar sin comer tanto ni tantas veces… ¡y no pasa nada!

VIANDAS BUENA VIDA

El Centro cuenta con un servicio de cafetería saludable en el cual se les brinda a los pacientes comidas supervisadas por nuestros nutricionistas. Son equivalentes a una comida, variadas y en porciones medidas.

RESULTADOS

Realizamos un tratamiento agudo para trastornos crónicos y/o recurrentes.
Obtenemos una sólida mantención de los logros en el largo plazo.
Modificamos el desorden, la confusión, el desborde, el desaliento y la ansiedad, producto de reiterados fracasos previos y de lo complejo de estos trastornos.