Una de las características del Método Ravenna es la eliminación de los carbohidratos simples (harinas) y azúcar. ¿Qué está permitido comer durante el tratamiento?

Se eliminan los hidratos de carbono refinados. Y en medidas adecuadas se consumen alimentos de bajo índice glucémico: proteínas, frutas, verduras y productos lácteos.

¿Por qué es tan importante retirar los hidratos de carbono refinados incluyendo el azúcar?

Este tipo de alimentos genera compulsión alimenticia. Son alimentos que, cuanto más sean ingeridos, más ganas de comer nos dan. Si el pan quitara el apetito, los restaurantes nunca ofrecerían canastas y cestas de pan de entrada. En otras palabras, podemos decir que los hidratos de carbono refinados cuando se ingieren, desencadenan o disparan la secreción de insulina que genera la sensación de hambre.

¿Y cuáles son los carbohidratos permitidos?

Trabajamos con los hidratos de carbono complejos, de buena calidad, presentes en las frutas y hortalizas. No se trata de una dieta proteíca.

Durante el tratamiento, los pacientes asisten a grupos terapéuticos. ¿Cuál es la función de los grupos?

El grupo es un espacio donde los pacientes comparten sus éxitos y fracasos. Es allí donde con el apoyo de psicólogos de la clínica y de los compañeros pacientes que están en la misma situación, sostienen su decisión de bajar de peso. En este espacio los pacientes exponen su patrón de relación con la comida y pasan a redefinir ese valor exacerbado o exagerado dado a los alimentos. Cada uno de los pacientes al ver que el otro puede y lo logra, tiene un “espejo” que sirve como un factor de motivación y compromiso muy importante con el tratamiento.
Fundamentalmente es el espacio que genera los grandes cambios que permiten lograr el descenso de peso y luego mantener un peso saludable sin volver a aumentar.

Existen otros tratamientos para adelgazar que se apoyan en la terapia de grupo. ¿Cuál es la diferencia del Método Ravenna?

La principal característica del método Ravenna es el rápido descenso de peso. Los grupos están coordinados por los terapeutas psicólogos y son espacios en que no se habla de la comida y sí de la vida. Es muy importante que el paciente incorpore el concepto de límite y que desee cambiar la comida por una nueva y positiva expectativa de vida. El grupo es un apoyo firme para sostener la conducta en el tiempo sin sufrimiento o malestar por ponerme una restricción. Ayuda que podamos cambiar la manera de relacionarnos con la comida.

¿Por qué el descenso de peso es rápido?

Es una dieta baja en calorías, menor cantidad que lo que el cuerpo necesita por día, lo que lleva a este a quemar sus propias reservas de grasas. La combustión de las grasas por el organismo no sólo permite una rápida pérdida de peso, desencadena un mensaje de saciedad al cerebro, que hace que no tengamos hambre. Tenemos pacientes que no se sienten con deseos de comer todo el tiempo durante el tratamiento. Además, la dieta provoca una mejora muy rápida en las tasas metabólicas del paciente.

¿Cómo es una comida del Método Ravenna?

Nuestras comidas son fraccionadas. En el almuerzo y la cena, en primer lugar, se sirve una sopa caliente que tiene la función de detener la ansiedad con la que la persona generalmente comienza a comer; luego se sirve una ensalada verde y, a continuación, un plato principal que incluye una proteína y un acompañamiento, que puede ser puré de calabaza, suflé de zanahoria, verduras al vapor, entre otras opciones. Luego viene el postre que puede ser una fruta o gelatina, y un café. Uno de los propósitos es redimir el ritual de las comidas, huyendo de la comida estilo rápido o fast food.

Se habla mucho del efecto rebote de dietas de rápida pérdida de peso. Con el Método Ravenna se logra la mantención del peso a largo plazo. ¿Cómo sucede esto?

En el Congreso Mundial de la obesidad del año 2010, que se celebró en Estocolmo, se concluyó que las dietas bajas en calorías y pérdida rápida son las estrategias más eficaces para que el paciente pueda y logre reducir el peso y mantenerlo. Creemos que la dieta rápida es la única forma de adherencia del paciente al tratamiento. Con un descenso lento no se consigue mantenerse en la dieta, especialmente aquellos que necesitan perder más de 30 kilos de sobrepeso. Si el paciente pierde uno a dos kilos por mes difícilmente permanezca en el tratamiento hasta alcanzar su meta. Al percibir el descenso como algo real, seguirá para adelante y alcanzará su objetivo y se esforzará por mantenerlo.

Además trabajamos con mucha seriedad la etapa de mantención y el foco de tratamiento sigue siendo la conducta y mi vínculo con la comida. No es lo mismo aprender a bajar de peso que aprender a mantenerme flaco. En esta etapa se construye una nueva identidad en la que soy, me veo y me siento flaco y saludable.

¿Cómo es la etapa de mantención?

La mantención es una etapa que se encuentra dentro del tratamiento, por lo que también existen grupos terapéuticos de mantención. Desde el punto de vista nutricional, todos los alimentos están permitidos en esta etapa. Cada paciente aprende a definir cuáles son las medidas que le van a permitir llevar una vida normal sin aumento de peso y un patrón alimentario que será referencia para el resto de la vida. Todo paciente en mantenimiento se pesa todos los días, tienen una rutina de actividad física incorporada en su día a día y optan por una alimentación de mejor calidad. Los pacientes consideran este método como una escuela en donde aprenden a ser delgados.

¿Cuál es el primer paso para una persona interesada en realizar el tratamiento?

El primer paso es programar una cita para asistir a la charla informativa del método de Ravenna. Luego, solicitar los horarios del módulo de ingreso, con médicos, nutricionistas, psicólogos y profesores de educación física, para iniciar el tratamiento.

¡Te esperamos!